sábado, 10 de abril de 2010

Ivan Raña desde Sidney


http://www.ivanraña.es/

Top of the morning to you guys!

Todavía no había escuchado esta curiosa expresión, alternativa al más que mítico "G’day Mate!” australiano. Sin embargo, ya no es ni mucho menos la primera vez que vengo a Down Under. De hecho, va a ser la cuarta vez que corra en Sydney.

La primera fue en el 98, esa fue la segunda prueba de copa del mundo que hacía. Ese año Raúl Córdoba y yo pasamos las pruebas que ponía la federación para asistir a este tipo de competiciones. Las pruebas consistían en un 1500 en piscina y 10000m en la pista, los mejores tiempos se clasificaban. Parecido a la idea que tiene la Dirección Técnica ahora. Teníamos 18 años, y muy poca experiencia.

Ya dije en la anterior entrada que para mi Sydney es la mejor carrera en distancia Olímpica. Ayer comprobé que no estaba equivocado. Aprovechando el día de descanso me acerqué a la Opera House y alrededores, el escenario de la carrera. El circuito de bici y carrera han cambiado. La bici será un poco pestosilla y la carrera se hará dura. La Opera House será el eje de la carrera. El icono de Sydney será testigo de la natación y acogerá la zona de boxes. Además verá pasar a los triatletas en cada vuelta de bici y carrera. ¡Vaya marco incomparable para un triatlón!

Estando aquí te vas enterando de muchas cosas. Algo que me llamo la atención sobre la Opera House es que puede llegar a tener un consumo eléctrico como el de una cuidad de 25.000 habitantes! Mi pueblo tiene 5000. No me imaginaba que pudiera consumir tanto.
Y luego si miras de frente a la Opera House, a la izquierda queda el gran puente de Sydney, Harbour Bridge, con sus 53.000 toneladas de acero y 134 metros de altura. Son 1150 metros de longitud, con 8 carriles para coches, 2 vías de tren, y el carril bici, que también pude probarlo. Las vistas desde ahí arriba son muy especiales.

Luego esta el Jardín Botánico. Con más de un millón de especies de árboles y plantas, no solo australianas, sino de todo el mundo. También se pueden ver murciélagos y cacatúas, las “palomas australianas”. Se acercan si les das de comer. Curiosamente, a pesar de estar tan cuidado y de ser un centro de investigaciones, se permite pisar el césped. Hay actividades como: programas de conservación, mejora de plantas medicinales, horticultura, sostenibilidad, mejora de la agricultura,..

Todo esto esta al lado justo del puerto de Sydney, lleno de pubs, cafeterías y restaurantes, donde también puedes ver espectáculos callejeros de aborígenes, músicos o equilibristas.

Paseando por la cuidad te das cuenta del nivel de vida que tienen aquí. No podía dejar de pensar en lo limpio que está todo. Llama la atención. Cuando en casa salgo a entrenar veo las cunetas llenas de basura, eso aquí es raro verlo. Cuidan lo que tienen. Otro detalle, si vas a la carnicería del supermercado, el número que coges para que te atiendan está plastificado y numerado. Luego lo vuelves a depositar en una caja. Así se ahorra papel. Creo que hay un sentido mucho más agudo por cuidar el medio ambiente. En este aspecto, están un paso por delante de muchos países. Sin embargo, el líder de la oposición australiano, Tony Abbott, es abiertamente negacionista del cambio climático. Para “redimir sus pecados” fue finisher hace dos semanas en el Ironman de Australia.

Pero está claro que no todo es una maravilla. Echo en falta la cercanía de la gente. El ejemplo lo veo en la grupeta con la que entrenamos. Cuando la gente para a “repostar” no hay cachondeo ni risas, se come algo y listo. En casa esto es diferente, no se rueda tan rápido como se hace aquí (y como yo prefiero), pero luego siempre hay momentos de desahogo.

Hablando de la grupeta…el otro día volvimos a pasarlo bien. Hicimos 90km a 40 de media. La aventura empezó en King Cross, donde quedan todos. Tomamos dirección a la autovía. Una vez allí, en el km.5, ya nadie hablaba. Nosotros contentos, entreno “gratis”, solo ver a 80 ciclistas juntos ya motiva, y más si quieren guerra. Pasamos otra vez por Cronulla, y fuimos hacía el National Park, con sprint y todo.

También entrenamos a veces solos. El domingo hicimos una salida hacia Sydney norte, la North Shore. Cruzamos por el Harbour Bridge, con unas vista increíbles de la bahía y la Opera House al fondo. Seguimos hacia Manly Beach y luego hasta West Head (allí hicimos la foto los cuatro, David, Alberto, yo mismo, y Jose), muy chula la etapa.

Hoy toca traslado al hotel. Aunque estoy muy a gusto aquí, mejor estar cerca de la carrera los días antes.

Os dejo, me voy a la piscina a nadar con mi Nineteen, pinta neopreno para el domingo, la primera prueba de las Dextro Series.

¡¡¡¡¡¡MUCHA SUERTE MAÑANA IVAN!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario